22 febrero 2019

Yira


UHL en San Blas

Más de 50 años ya, y estaba pensando que todo lo nuevo había acabado, que solo quedaba recolectar lo que había sembrado en todos estos años. Me siento mayor, no viejo, con una carga del tiempo que hasta hace poco se sentía ligera, sencillamente me permitía entender las cosas que veía repetirse a mi alrededor. Se había vuelto más pesada en los últimos meses, me costaba más pensar en algo nuevo, en emprender un cambio o modificar ese equilibrio vital que tanto me había costado conseguir.

Los cambios te vienen de fuera, se imponen, y tu respuesta ante ellos es lo que diferencia a las personas, y la vuelta a Madrid se impuso primero como una obligación, luego más tarde como el fin del ciclo, la vuelta al hogar, a la familia, y a las amistades de hace años.

Parecía que el tiempo de la cosecha estaba listo, mis socios pensando en el retiro, en capitalizar el esfuerzo y la retirada. Antiguos amistades afloraban de nuevo, sin preguntar si deseabas volver a saber de ellos, compañeros de colegio, antiguos amores ya marchitos, y esos amigos que nunca dejaron de serlo.

Mis padres ya mayores afrontan su última etapa, mis hijos empiezan su periplo independiente, ya crecidos, mi cuerpo maduro y pleno, mi amor Havanna conmigo. Y te vas dejando llevar, pensando que quizás es el momento de cortarte la coleta, dedicarte a esos hobbies que nunca pasaron de ser sueños, ver como tus hijos te dan nietos, y como el taichí es un buen deporte.

¿Asi? ¿así de fácil dejas de dar guerra?

Pienso mientras escribo, escarbando en el corazón y la mente como me siento realmente. Siempre he nadado contracorriente, o siendo de los primeros en avanzar en aguas que pocos se habían aventurado antes, ¿debo mantener esa instancia vital? ¿Se cierre el ciclo y se debe abrir uno nuevo?

Me doy cuenta que necesito a mi niña a mi lado, con esa libertad que nos caracteriza, pero juntos, cerrando el ciclo juntos o abriéndolo, juntos de nuevo.

Al mismo tiempo BBH se nos cuela en la vida, ¿Cómo nos va afectar? ¿Nos dará parte de su juventud, nos abrirá el ciclo de nuevo? ¿Tenemos derecho a cerrar ya nuestras vidas cuando la suya está empezando, o nos debemos a ella y empezar un nuevo ciclo con ella?

¿Será Madrid como antes? ¿O tenemos una nueva ciudad antes nosotros? ¿Mis hijos no necesitarán todavía un poco de ayuda?¿de verdad la carrera profesional ya llegó a un tope?

Quizás la vida te impone ciertas posturas al llegar a ciertos años, que estudies, que te cases, que tengas hijos, que llegues arriba en una empresa, y quizás que al llegar a cierta edad cierres el circulo, ya que lo único seguro que te llega es la muerte.

Quizás lo que me está pasando es ver la cercanía de la muerte, tener cierta envidia de que todo acaba, que ya dejas de luchar por ciertas cosas para relajarte.

¿Eso es ser conservador? ¿Qué ya nada cambie? Es el mensaje de los políticos para que no haya más revoluciones y nos llevemos por delante sus cabezas, me imagino que el mayor miedo que tienen los que ostentan el poder es la locura de las masas.

Pero si me doy cuenta que para bien o para mal es un momento de reflexión, de inflexión, de cambio, para que todo o nada cambie.

Siempre he sido orgulloso de mi capacidad de alejarme de las formulas predestinadas para mi futuro, de ser capaz de establecer mi propio camino, no quizás exitoso siempre, al menos no en los términos que nos medimos en la sociedad, pero si exitoso en demostrar que otras alternativas son viables, ¿para? No me gustaría decir que para ser felices pero al menos si para tener una existencia digna.

Digna, o al menos bastante integra, alineando lo que pienso, con mis acciones, quizás no dando explicaciones a todo, pero al menos no mintiendo en demasía, sobre todo a mí mismo y los que más cerca me tienen.


¿He tenido un impacto positivo en el mundo? ¿Debería luchar más es ese aspecto? ¿y cómo hacerlo? Por primera vez en mi vida tengo prisa para tomar una decisión, para saber, ¿me debo dar un tiempo?

Llevo tan solo un par de días valorando que quizás se abre un nuevo ciclo, que tengo que pensar que debo fortalecerme de nuevo y comenzar una nueva aventura, sin saber todavía de que se trata ni de cómo me puedo anticipar un poco.

¿Nueva aventura?, política, sexo, trabajo, relación, ¿de que se trata esta vez?, de nuevo ante el abismo, con los ojos vendados pero sabes que en algún sitio se abre una brecha ante tus pies.

De nuevo oigo el viejo tango “que 20 años no es nada, que febril la mirada,…” Yira, el mundo yira y yira, se van a repartir mis ropas sin haber dejado este mundo.

¿Qué quiero?

Que mis experiencias sean un poco más profundas, más intensas, más prolongadas. Quiero hacer el Camino de Santiago, andar y pensar, escribir.

Quiero descubrir el arte de navegar a vela, quiero escribir sobre esto, quiero ir al monte, hacer montañismo sin las prisas del dominguero, descubrir mil pueblos fuera de los circuitos turísticos, sentándote a charlar con la gente que vaya encontrando.


Quiero ser amigo de mis hijos, ya han pasado los años de la educación y me siento bien con ellos, con la sensación del deber cumplido de padre, para prepararme a ser abuelo.

¿Quiero ser padre de nuevo? No sé si me siento capaz, pero tampoco sé por qué mi mente ha sacado esto mientras escribo.

Quiero cocinar de nuevo, redescubrir ese arte que se que tengo, decorar mi nuevo apto, y recuperar mis recuerdos.
 

Me gustaría un trabajo con un poco más de impacto social, de mejorar el mundo, un poco, solo un poco, incluso valorar algún aspecto de la política o la sociedad civil.

Y en el sexo,… quiero ese sexo morboso del loco amor, disfrutar del nudismo, cuidarme para seguir siendo atractivo a unos ojos que saben mirar, a los sapiosexuales, quiero guiar a gente joven en cómo salirse de los corsé de la sociedad, quiero gente distinta, especial a mi lado, amigos horizontales de siempre y nuevos.
Texto: UHL - Foto: UHL

30 septiembre 2018

La Guinda


 

Los humanos siempre buscamos la fórmula mágica para conseguir nuestros fines con el mínimo esfuerzo, y en el caso del mundo liberal es la “pastilla” que nos permite tener una buena erección.
En la mayor parte de las noches de fiesta me preguntan si tomo “algo”. Me imagino que se refieren a si tomo Viagra o Cialis, pero parece como si estuviera prohibido mencionarlas, como si existiera algún maleficio en invocar su nombre.

Y si, he tomado muchas veces estas pastillas, un uso recreacional que nadie recomienda, nadie admite, pero los baños de los clubs están llenos de “blisters”. Me tomaba 20-25 mg de la pastilla, así como un ritual, y la verdad es que no me acababa de sentar bien, si, me ayudaba sobre todo a reducir el periodo refractario (importante si una noche loca no quieres parar), pero realmente la erección no me cambiaba sobre mis erecciones normales.

Ahora tomo (en esas noches locas) una pastilla que venden en los sex-shop que son un conjunto de vitaminas, minerales, que principalmente dan un empujón de energía, algo parecido a un Red Bull que también tomo algunas noches o un café bien cargado.

Esta es la parte del post que nos gusta oír, la parte mágica y sencilla, pero hay otra parte que a la mayor parte de los hombres del ambiente les asusta afrontar, vamos a lo grueso del “pastel”.

El mundo liberal en ingles se llama lifestyle (estilo de vida) porque realmente nos cambia nuestra forma de vivir y relacionarnos con otros, dentro de esas cosas que cambian está el cuidarse el aspecto físico y mental.

Sentirse atractivo, seguro en uno mismo es muy importante, no tanto ser un hombre guapo, pero si cuidado, depilado, limpio, en buen tono físico, junto con simpatía y coquetería ayuda muchísimo. Esto es vital en los singles, muchos casados se ocultan tras la sombra de una mujer espectacular, y así creen que estas normas no van con ellos.

Pero el cuidado físico es muy importante, y os voy a dar unos tips para todas las edades, especialmente para los maduritos como yo, desde que estoy en el mundo liberal he bajado unos 10 Kg de peso, a través de unas rutinas de ejercicio y cambiar mi forma de alimentación:
  • El ejercicio (+ 10 horas semanales) se basa en rutinas de cardio (correr, andar y a veces nadar), unas dos horas de boxeo a la semana, y una / dos horas de pesas.
  • Mi alimentación trata de eliminar totalmente el azúcar, cero sodas, zumos embotellados, acompañar los hidratos de carbono a los entrenamientos, subir la ingesta de proteínas y grasas (buenas), de manera que tengas el colesterol controlado en unos niveles adecuados
  • Para bajar peso practico el ayuno intermitente, una-dos noches a la semana trato que pasen 16 horas entre una comida y la siguiente (sin reducir demasiado la cantidad total de comida)
  • Nunca he fumado, y mi ingesta de alcohol es prácticamente nula, (algún vino, una cerveza de vez en cuando). Trato de dormir 7-8 horas al día.
Eso hace que tenga ahora un 10-12% de grasa corporal, todavía mucha localizada en el abdomen que debo ir eliminando. Como paso muchas horas sentado trabajando y luego haciendo deporte, estoy empezando a dedicar más tiempo a estirar mis músculos.

Hay que practicar y tener bastante sexo, en casa se singa todos los días, dice Havanna, y más ahora que tenemos a la novia con nosotros, sino pajas, juegos, masturbaciones, que te hacen estar listo para esas noches locas.

En las noches que hay una buena fiesta hago un almuerzo potente y ya no ceno nada, para no tener el estómago pesado. En el sexo en grupo tienes una última ayuda el llamado Efecto Coolidge que afirma que periodo refractario se reduce si hay nuevas hembras en el entorno.

¿Entendéis ahora por que llamo a las "pastillas" la guinda del pastel?

Texto: UHL - Foto: UHL

06 septiembre 2018

Cap d'adge de nuevo

Havanna en el Jardín de Babilonia

Otro año más, otro viaje más a Cap d'adge con Havanna, dos parejas amigas de Panamá, un grupo alegre, no demasiado cohesionado, íbamos cada uno un poco a nuestro rollo, unidos por el destino pero desalineados en lo que cada uno esperaba y quería hacer alli.

¿Qué contaros que no os haya contado ya del Paraíso?...  quizás un poco los cambios que yo he sufrido y lo que veo diferente allí. Quizás el mayor cambio han sido mis horarios, he cambiado la noche por el día, cada vez hay más fiestas de la piscina o los ratos allí (este año estuvimos en el Jardín de Babilonia), adicto a la fiesta de la espuma del Glamour, al morbo de la playa, a los paseos, las visitas a amigos,... casi todo el día de risas y buen humor, arreglarnos, una cena rica,... y,... una copa en Eros o algún garito y a la cama. ¿cama tan pronto?, si, máximo buscar algo de acción en los parking o por el hotel, ese morbo imprebis, alocado... El el olvido han caído estar hasta las mil en el Tantra o el Glamour.

¿Qué es lo que ha cambiado allí?, quizás solo algunas tendencias, que me preocupan, cada vez veo más chicas (sobre todo) y parejas no nudistas,... ummm,... ¿por que vas a un sitio nudista si no lo eres?. Evidentemente esas parejas son las que en otros post hablo del "postureo"; que siempre ponen una distancia con los swinger de toda la vida, normalmente la ropa, la pose, siempre distancia.

Todavía no es mayoria, no se nota mucho, pero es una presencia creciente. La verdad lo mejor de Cap es el naturismo y la diversidad, ver desnudo a un viejito de 80 años, a una pareja madura nórdica o una jovencita francesa, en un entorno principalmente liberal, de respeto a los demás, espero que esas personas lo entiendan y se adapten a esa dinámica.

Por lo demás,... el paraíso sigue siendo un paraíso, espero poder ir más días el año que viene, disfrutar como un loco de la fiesta de la espuma, vivir las piscinas, las playas y ese maravilloso sol a la pelota!!
Texto: UHL - Foto: UHL

01 julio 2018

A vueltas con el Poliamor


Havanna en el Caribe

Muchos amigos me pregunta por como vamos Havanna y yo (y sobre todo como voy yo) con el tema del poliamor, así que hago un pequeño resumen de como sigue la relación con la "novia".

Para tranquilidad de todas las amistades tengo que decir que de momento nos va bastante bien, es más de un año desde que comenzó relación, el triángulo ha mejorado bastante, incluso nos acompañó en mi cumpleaños en la celebración swinger, (eso será otro post), hacemos un mucha vida los tres juntos, hemos hecho algún viaje,... pero claro, ahora empieza los inevitables miedos al futuro.

Havanna quiere presentarla a la familia, de momento como una amiga especial, la situación migratoria no es fácil, y quizás deba abandonar Panamá, buscarse la vida es complicado, así que entramos como todas las relaciones en la parte del día a día, "felices los tres", pero con brumas del futuro.


Ya sabeis que no somos muy de complicarnos la vida, como dice Sabina, (es una de nuestras canciones favoritas) "nuestro amor no es civilizado, ni viajamos al pasado", ni vamos a complicarnos ahora la vida por el futuro, "y morirme contigo si te matas,..."

Que lástima la de amor que se pierde en el mundo por no dejar fuera los convencionalismos, incluso a mi me ha pasado con algunas personas especiales que han pasado por mi vida, que ibas con el freno echado, menos mal que queda una gran amistad.

Creo que el próximo paso es intentar la convivencia juntos,... Epa!! esos son palabras mayores, en cualquier caso, "Bebé Hermoso" bienvenida a nuestra vida, te queremos mucho.

Texto: Un Hombre Libre - Foto: Un Hombre Libre

24 junio 2018

¿Los Swinger son Liberales?


UHL en el Caribe Panamaño
¿los Swinger son liberales?... Vaya preguntita, ¿no? Pero así me lo planteaba una amiga de Madrid, chica sola, que me decía decepcionada por que no había encontrado las mentes abiertas y liberales que presuponía antes de entrar en el mundo swinger o llamado liberal (en España).
En principio los swinger no tienen por qué tener una mentalidad abierta más que el resto de la población excepto en cuanto a tener relaciones sexuales con otros dentro de su matrimonio, algunas parejas swinger son profundamente machistas (mi esposa por la tuya), otros se auto-imponen un “Decálogo” que más que abrir la mente cierran la pareja a cualquier peligro, y generan un entorno que solo los que piensen igual tienen cabida. Me hizo gracia un documental que está por Internet de los swinger de USA ultracatólicos,… pues eso, conservador al 100%.
El problema quizás es la falta de “reflexión” sobre lo que hacemos cuando abrimos nuestro matrimonio o nuestras relaciones, la mayor parte se apoyan en recetas cortas elaboradas por páginas de contactos, y no las posibilidades que se ofrecen cuando empiezas a romper con esquemas tradicionales. No que se acepte todo, pero que al menos se abra una investigación, diálogo con la pareja, exploración,… más allá del intercambio.

La mayor parte de la gente necesita unos marcos de referencia o de valores, incluso cuando están siendo trasgresores, para no perderse en áreas oscuras, o demasiados nuevas para ellos, tampoco quieren que les impacte demasiado la vida, sino solo circuncribirse al sexo con otras personas, para eso les sirve "ser swinger" sin pensar un poco más allá. Incluso se cierran a ciertas prácticas en la que siente que hay territorio desconocido, como quedar con un chico, o probar algo distinto como interacción entre dos hombres.
Creo que no solo pasa en los swinger, sino tendemos a agruparnos en “clusters”, BDSM, Homo, Heteros, Polys,… y nos cuesta relacionarnos con gente distinta a nosotros, nos sentimos agusto con el grupo homogéneo más que con la diversidad. Me gustaban las fiestas “Diverse” del Mosca, la mezcla de gente, aunque les fallaba un poco la parte de la acción, eran demasiado un escaparate, pero luego cada oveja con su rebaño.
No me gustan tantas etiquetas, ni nunca me he sentido agusto en estas clasificaciones, creo que cuanto más abiertos estamos a respetar a los demás, a probar nuevas experiencias, y juegos sexuales, más divertido y fácil será todo.

Siempre digo que no significa nada "ser swinger", sino prácticarlo, y que los liberales pueden serlo de mente pero no de práctica.... prefiero la integridad, como concepto de pensar, hablar y actuar de igual forma.
Texto: UHL - Foto: UHL

22 marzo 2018

Reuniones en casa

Una de las reuniones en casa, soy el 3 por la izq


A Havanna le molesta el encaje a 4, lo ve complicado para que la noche llegue a buen fin, gustarse dos parejas es bastante raro, y casi siempre alguien cede “por el equipo”. Por ello empezamos a celebrar reuniones con varias parejas.

Veíamos más sencillo organizarlas que salir de rumba, acabar a las mil, un push… y por comodidad las preferíamos hacer en el apartamento, incluso cuando ella no estaba me venía bien para seguir “activo” y en contacto con la gente, hemos acabado juntando un grupito de parejas agradables con las que compartir esas noches.

Claro siempre aplicas unos criterios a la selección de la gente, os cuento un poco los míos:

  •  Preferimos buenas amistades a gente por conocer, aunque siempre nos gusta que haya alguien nuevo. Hay un grupo de favoritos, evidentemente. Sobre todo los que mantienen cierto contacto amistoso, te llaman para preocuparse por ti, si necesitas algo, compañía, un mensaje, una foto....
  • Cuanto más abiertos a compartir tanto cuando estoy solo o estoy con Havanna, mejor (puro egoísmo, lo reconozco). 
  • Nuestros favoritos son los que no tienen demasiado problemas con nacionalidades, razas, religiones, estatus social, u orientación sexual, nuestras fiestas son inclusivas y abiertas a la diversidad. 
  • No invitamos a un hombres solos, los pocos que acuden son de la mano de alguna de las parejas / amigas de confianza, así nos hacen un filtro previo, además si una pareja amiga el chico está solo pues le invitamos.
  • Al principio éramos más abiertos a parejas “soft”, siempre hemos respetado que alguien no quiera participar, o no le guste alguien,… pero con el paso del tiempo nos dimos cuenta que a veces era imposición del esposo, ella no estaban agusto,… preferimos gente abierta y predispuesta a participar sin muchos problemas (tampoco obligaciones).
  • Hemos tenido situaciones un poco “incomodas”, por una parte los amigos que ya nos conocen se “sienten chifeados” si no los invitas (término panameño que más o menos significa que los has dejado de lado), si les explicas que no pueden asistir a todas las fiestas te dicen que te están “grubeando” (tomando el pelo), pero ya te lo han dicho.
  • Por otra parte están los que nunca han ido a la casa y se imaginan un club y no en que es tu casa. ¿Cómo no les vas a invitar si son una pareja guapa, o joven, o interesante, o con buen cuerpo,…? Dentro de estos también están los que sin ni siquiera conocerte lo primero que te preguntan es que cuando les vas a invitar, o los que quieren ser invitados sin que ni siquiera les interesemos como pareja.

Pero en general son una fuente de satisfacciones, ¿qué os recomendamos para que sean satisfactorias para todos:
  • En nuestras reuniones hay de todo, si esperas solo encontrarte “gente parecida a ti” seguro que no estarás agusto, no preguntes quien va para poder tomar la decisión si vas o no vas. Los anfitriones habrán cuidado un poco ese aspecto.
  • Confirma tu asistencia pronto, llega a la hora pactada y trata de evitar cambios de última hora; seguramente cuentan contigo y no han invitado a otra pareja por tu asistencia.
  • No hay obligación de aportar nada, pero si te gusta tomar algo (ron, ginebra,…) pues piensa en los demás e invítales a tu bebida favorita, lo mismo si te gusta comer algo. Piensa que quizás no todo el mundo puede permitírselo y que menos que ser generoso.
  • No es un club, lleva lo que te gustaría encontrar, toallas, preservativos en abundancia, ropa sexy y provocativa, sodas, hielo,…
  • Es una casa privada, cuida los muebles, vasos, copas,… como si estuvieras en la tuya, ayuda a recoger, especialmente tus preservativos, y ordenar todo al final.
  • Vete con ganas y predisposición, evita ir si te encuentras enfermo, con defensas bajas o de mal humor.
  • Coordina con el dueño realizar determinadas prácticas, especialmente BDSM, no a todo el mundo le gustan, en mi caso soy un poco “rarito” con el squirting, por lo que mancha y embarra todos, si lo haces coordina para la limpieza.
Texto: UHL - Foto: UHL
Related Posts with Thumbnails