29 noviembre 2016

Falta imprebis?

una cortesía de @NudistaPortus: su espectacular esposa Bea
Mi último viaje a España me ha hecho reconectar con los viejos amigos, y prácticamente todo el mundo me habla de la sensación rara que les queda ahora que asisten a los clubs y fiestas liberales, son gente de años en el ambiente como yo, que hemos vivido otras épocas, otras formas de vivir esto, lo que siempre que trae a la mente que el pasado fue mejor.

¿Qué es lo que ha cambiado?

  1. El volumen de gente, ahora hay más parejas, chicos y chicas que antes, muchos llevados por,... por que hemos hecho mucha publicidad al tema, la verdad es que nos merecemos un poco todo esto, nos hemos pasado años publicando blogs, fotos, tweets, de lo bien que lo pasábamos, luego vino la prensa, la TV, y como no va a haber curiosos en un momento en que creemos que hay que probar todo.
  2. Seguramente la gente ha cambiado también, ahora hay más gente joven, los que llevamos años aún seguimos en esto y por detrás viene mucha gente joven, con otros criterios, valores, expectativas,... lo que nos hace sentir fuera de lugar. Muchos al postureo, otros al juego, a verlo como una diversión.
  3. Esta generación, (excepto contadas excepciones) vienen ya con el "chip de serie", se han hartado de ver porno, a ver orgías, películas swinger,... para que van a reflexionar y sobre qué, sino tienen punto de comparación (y quizás ni falta que les hace).
  4. Poca gente lee, reflexiona, o se cuestiona, las mamis chillan a tus chicos en los clubs cuando estos se salen de las reglas de juego, o están tan "pedos" que les da lo mismo ocho que ochenta. Es curioso como se ha perdido esta forma de vivir como algo que podría cambiar el mundo,... a mejor.
  5. Los más maduros que entran en esto viven la parte práctica, me doy de alta en una página swinger, quedo, follo, viajo (hoteles, cruceros, playas,...) me complico cero, no quiero ser activista de nada, ni movilizar ni cambiar nada, soy un consumidor swinger.
  6. Los clubs han cambiado, se han adaptado a esta vorágine, es mucho dinero el que hay en juego, así que,... nos han traicionado un poco a la "vieja guardia", que nos sentimos un poco como monos de feria, o de zoológico en muchos sitios.
Como decía en mi post anterior, #ahoraeltembasoyyo y si, miro con nostalgia las ganas que teníamos de cambiar las cosas, las conversaciones con Ami, con el Asturiano,... nuestras fiestas, nuestra filosofía de la amistad retorcida en el sexo rico y cómplice, las bodas, nuestras peregrinaciones a Cap d'agde... lo liberal ha desaparecido, ahora somos "swinger", "cornudos", "hotwife",... cerrando las opciones a más paquetización.

En nuestro grupo sigo disfrutando mucho, cada vez más amigo de mis amigos, como dicen algunos perfiles, ya se que con parte de ellos puedo contar a las duras y las maduras, y eso no me lo quita nadie, sin embargo,...

Lo que más echo en falta es la parte más imprebis, ahora la acción swinger está paquetizada, ya sabes lo que te vas a encontrar, lista para el consumo, y lo peor es que a la mayoría le gusta así,.. no hay apenas sorpresas, y esas,... ummm,... son las que me gustan.

Texto: UHL - Foto: @NudistaPortus

4 comentarios:

kan y con dijo...

Cuanta razón, ya todo esta empaquetado sin imprevistos...
Besos
Kan y con

aliceyblur dijo...

Querido UHL
Por eso quizá a nosotros lo que más nos pone y divierte no son los clubs, sino salir por la noche de ... Imprebis? Mucho más divertido y con un porcentaje de éxito incierto ...

Sarastro dijo...

¡Qué cosa más triste la de decir "somos de la vieja guardia"! Nos hacemos mayores pero apuntas algunas cosas que me parecen muy relevantes. Algunos tenemos edad para haber tenido revistas porno debajo de la cama, revistas cuyo nivel de explicitud nada tenía que ver con lo que cualquier joven de menos de cuarenta ha tenido a su disposición toda su vida. Creo que se minusvalora la importancia del porno, para mal y, por supuesto, para bien.

Aunque los clubs se siguen llamando "liberales", parece que poco de liberal hay en la mayor parte de las nuevas generaciones. No es casualidad que se decidiera usar el término "liberal". No tiene connotaciones políticas (esa palabra, políticamente, significa una cosa y su contraria). "Liberal" viene de "libertad". Para los más añosos, el sexo liberal era una manera de practicar de forma más gozosa el noble ejercicio del refocilamiento sexual pero significaba mucho más. Desde el momento en que yo disfruto viendo a mi chica (es un suponer) yaciendo con otros y otras y ella está encantada de hacerlo y de que yo disfrute con ello estamos estableciendo un tipo de relación no-posesiva que choca frontalmente con un modelo de organización social que consideramos nocivo. En otras palabras, el sexo en pandilla es, sobre todo, un acto de militancia.
Permítaseme reforzar esta idea con un hecho casi unánime: ¡los promiscuos no vamos de putas!
¿Cómo es eso de que los más guarros, licenciosos, libidinosos, sátiros y perdularios no seamos clientes (ni cómplices) del sexo de pago? Quizá es que va a ser que el sexo no es solo sexo.

Es cierto que las generaciones más jóvenes, educadas en un sexo más naturalizado, con acceso pleno a todo tipo de pornografía desde su mayoría de edad (o antes), carecen de esta reflexión. Cuando hace años veíamos parejas jovencitas en Fusión o Encuentros pensábamos "mira qué alegría, hay recambio, esta sociedad nuestra cambia a mejor". Pues nos equivocábamos.

Por otro lado, hay que reconocer que los locales han caído en una excesiva mercantilización pero, ¿para qué se pone un negocio? ¡Para ganar dinero! No hay nada que reprochar.

Lo que pasa es que nos vamos a tener que buscar otros foros de encuentro.

Beto Curbelo dijo...

Brillante artículo querido amigo!
Esperamos verte pronto!
Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails