04 abril 2015

Con el culo al aire

con el culo al aire
Me pide un amigo del blog que escriba sobre mi etapa pre-UHL, a la que hago mención en mi último post, la verdad es que me gusta que me pidan sobre qué escribir, a veces tengo la sensación de que me repito un poco y al menos así se cambia un poco de registro. Aquí me pongo con el "culo al aire" para Miguel.

Siempre he sido como me proyecto en el blog, no soy tan libre como parece, pero al menos tengo las cadenas que quiero tener, adoro a Havanna, a mis peques, y a esta forma de vida tan Géminis, volcada en ellos y mi trabajo que tengo la suerte de disfrutar, y el tiempo que resta, que es poco, lo dedico a reflexionar sobre relaciones no convencionales, a mis amistades alternativas, y al loco amor.

Sin embargo durante una etapa de mi vida no fue así,.. joven, alegre, independiente desde bien joven, hecho a mi mismo, viviendo en el extranjero con un buen trabajo,... fue un resquicio, viviendo fuera de España necesitaba mantener unos lazos con mis queridos, y así, poco a poco, dejé que mi familia y entorno más cercano me presionara para dejar de ser yo. El cenit de la intromisión se alcanzó cuando supieron que mi joven novia se había quedado embarazada.

En vez de hablarlo ella y yo y decidir que aunque buenos amigos como pareja eramos incompatibles, dejamos que su familia y la mía nos impusiera el corsé de las normas sociales imperantes, la deseada boda, matrimonio, hijos,... y lo intentamos, me consta que lo intentamos, volví a España, cambié de trabajo, durante unos años la crianza de dos hijos, la fidelidad, la hipoteca, y todos los pequeños lastres que nos anclan a no destacar, a no ser diferentes, a seguir el rebaño.

Vivía por hacerles felices, aún a costa de mi propia felicidad, pero eso no lleva a ninguna parte, me dí cuenta que no puedes hacer feliz a nadie si tu no lo eres, que mi tristeza se contagiaba, que perdía poco a poco el respeto a mi pareja, sexo nulo, y ya empezaban los engaños, las discusiones,....

Creo que llegado a ese punto tuve la suerte de tomar una decisión vital para el resto de mi vida: "Tenía que aceptarme tal y como yo era", evitar esa imagen falsa, hipócrita, y a partir de ese momento luchar por mis propias decisiones, la primera volver a ser YO MISMO.

Mis hijos eran pequeños, no había terceras personas, era amigo de mi mujer (más que pareja), y deseaba hacer las cosas bien, pero a mi manera. Hice un pacto con mi ex que todo el mundo me criticó, lo mejor es que ella me apoyó (y lo sigue haciendo), nos separábamos como pareja pero no de padres.

Decidimos que los niños eran mi responsabilidad los fines de semana (todos), que nunca les faltaría de nada, y vendimos la casa (otro acierto) para que cada uno tuviera para empezar de nuevo, monté una empresa sobre lo que me gustaba trabajar, me trasladé a Barcelona, y volvía todos los fines de semana a Madrid.

A partir de ese momento he hecho pocas cosas siguiendo la corriente de los demás, evité comprar una casa en pleno boom, encontré una pareja que me respetara como soy, a la que ser leal más que fiel, sexualmente compatible, más tarde descubrí que yo no era tan raro, que había gente como yo, que pensaba y actuaba igual,... poco a poco todo fue encajando como un puzzle, el tema liberal, swinger, pareja abierta, el loco amor,... fueron más consecuencias que motivos.

Desde entonces trato de ser yo mismo, honesto en el trabajo, leal con mi familia, cómplice con mi pareja, alocado con mis amigos, totalmente consciente que todo lo que hacemos bueno y malo nos es devuelto por la vida, en la que el Karma lo interpreto como una norma que me devuelve a corto o mediano plazo mis acciones, yo he decidido desde entonces por tratar de hacer el bien y alejarme del mal.
Texto: UHL
Related Posts with Thumbnails