28 abril 2011

Body Massage

Unos días de descanso en Tailandia, renovar la complicidad con Havanna, tomar el sol, sobre todo cambiar un poco de aires tras una etapa de trabajo muy intensa.

Llevabamos varios días calientes, con ganas de organizar una buena juerga, habíamos tonteado, y la gente que nos gustaba estaba allí de viajes de novios y no parecía que era el mejor plan para corrernos una noche loca.

No nos quedaba más remedio que acudir al mercado del sexo. Una noche visitamos un casa de citas, donde la especialidad es el "soapy massage", o "body massage", una chica te da un masaje con su cuerpo, buscando la excitación y culminar con un "happy ending".

La recepción tenía unas mesas desde donde observabas a las chicas detrás de unos cristales, cada escaparate un precio distinto, nos tomamos unas "Shinga", y para nuestra sorpresa en el tiempo de decisión llegaron bastante parejas, más o menos tan cortados como nosotros.

Elegimos una chica y nos subimos con ella a su habitación, baño, colchoneta, espacio, todo listo para el masaje con espuma,... con mucha eficiencia fue bañando a Havanna, mimándola, me encantaba ver su cuerpo deslizándose por los muslos, las caderas, pecho contra pecho, bumbum contra bollo, arriba, abajo,... notaba la excitación de mi chica,...

Llegó mi turno, piel rozándose contra mi piel, puro masaje con codos, rodillas, manos, excitación, tetas contra pinga, culo contra culo, mil combinaciones posibles... Finalmente nos volvió a duchar y secar, con el mayor mimo que he recibido nunca.

Luego nos tumbó en la cama, y se dedicó a calentarnos, masturbándonos lentamente,... totalmente en sus expertas manos, que iban despertando nuestros deseos, inflamándonos, pocas veces oí a Havanna chillar tanto, un fist fucking que me dejó cachondo varios días, mientras yo la follaba a cuatro patas...

Salimos atontados, sorprendidos. Nosotros que siempre habíamos renegado del sexo de pago, habíamos tenido una experiencia de lo más agradable, que todavía nos marca una sonrisa al recordarlo, y que alegró el resto de noches con muchos recuerdos
Texto: UHL - Foto: Internet

5 comentarios:

eva-escort barcelona dijo...

El sexo de pago con una profesinal de verdad, de las que les gusta lo que hace y adora su trabajo produce sensaciones imposibles de olvidar.

carlos hl dijo...

Querido UHL como me ha gustado tu aventura Thai. Es de persona inteligente probar las costumbres de los paises que se visitan. Los golfos no deben regirse por tabús o hipocresías. En nuestro mundo se paga por todo, ¿porqué no hacerlo por sexo?
Saludos y enhorabuena por ser tan auténtico.

kan y con dijo...

Que suerte de viaje, seguro que la tailandesa es una gran profesional, en su ramo. Ahora queda el disfrute de esos recuerdos. Besos

marieta dijo...

Mmmmm, me has hecho recordar un viaje a Estambul, en un baño turco, donde una mujer entrada en carnes (y en experiencia) me hizo un masaje de lo más profesional. Casi quirúgico. Y yo, cada vez, me sentía más excitada por esas manos expertas. Hizo un gesto como de seguir y negué con la cabeza. Creo que debo volver a Estambul para saldar una pequeña cuenta.

Un hombre libre dijo...

La chica era realmente una profesional, que nos dejó entusiasmados con el cariño y mimo con el que nos trató, no tanto con la capacidad de dar placer a la que ya estamos muy habituados.

Carlos, la idea la cogí de tu blog, me lancé a ello aprovechando el viaje, ya veo por tu blog que te quedas solo.

Marieta,... esas oportunidades no se pierden, tendrás que aprobar esa asignatura pendiente. Te ofrezco un masaje por Havanna a modo de compensación

Related Posts with Thumbnails