08 octubre 2007

Contradicción

Este verano me leí el libro de Eduard Punset, el "alma está en el cerebro", la verdad es que lo recomiendo a todos aquellos que quieran reflexionar un poco, en especial aquellos que quieren vivir como piensan.

Haré un par de posts dedicados a este libro, el primero sobre la contradicción, a quien Punset considera como una característica única de los humanos, nosotros podemos ser y no ser, tener unos deseos y otros al día siguiente, a diferencia del resto de animales.

No solo es evolución, sino cambio total, por ejemplo: considerarnos fieles a nuestra pareja un día, y dejar de serlo al día siguiente, o cuando ligo por Meetic, perfiles que buscan una pareja tradicional, una relación estable, pero que contactan conmigo por interés, por curiosidad, y que se dan el "lujo" de vivir una noche loca.

Otras veces lo percibo en los clubs, parejas con evidente experiencia en este mundo, que de repente sufren un ataque de celos, otros que buscan un trio y acaban en cuarteto, o que no les gusta el cuarto oscuro, y una noche no salen de allí

... Y no hay explicación para lo que has hecho...

Por tanto, no sufrais cuando tengais algún deseo o fantasia que se sale de vuestros parámetros, cuando hayais hecho algo que no cuadra con vuestra forma normal de ver la vida, con vuestros pactos, la contradicción es normal en nosotros... también reflexionar sobre esto antes de criticar o pre-juzgar a alguien, es posible que acabe ocurriéndote a ti.

Texto: Un Hombre Libre

PD: para los listos,... esto no es una justificación de que todo vale.

11 comentarios:

Veneris dijo...

Para mí, el hecho de contradecirse es en cierto modo un magnífico ejercicio de libertad...
Como bien dices, hoy lo vemos de una forma y mañana de otra, dependiendo de las variables que entren en juego. Lo importante es ser libre para decidir.

Besos para todos y para el erotista.

j dijo...

Durante el día me ato y durante la noche me desato, a veces me sale el lado masculino y a veces el femenino, de repente me siento alguien muy viejo y sensato y al poco soy tan juguetón como un niño. Y mira tú, ahora que me invento lo del sexodos, va una que tu sabes y se ríe de mí diciéndome que cuando me pongo a ligar más bien parece que haga sexouno... Contradicciones que tiene uno. ¡A tu salud!.

Veneris dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Acabo de aterrizar en este blog buscando unas piezas de Arte. Parece contradictorio, pero en realidad no lo es.

Llevo un buen rato entretenida aquí. Picoteo allá y acá. Me gusta lo que escribes y cómo lo haces. Rezumas generosidad. Es una cualidad difícil de encontrar. Tenemos posiciones distintas. Visionamos el erotismo desde ángulos diferentes. No sé si contrapuestas. En común tenemos la multiplicidad y el espíritu explorador.

No conozco el libro que mencionas. Pinta interesante. Tus comentarios me han evocado, no sé por qué, a Milan Kundera. Deja que te lo cite: "El vértigo es algo diferente del miedo a la caída. El vértigo significa que la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer, del cual nos defendemos espantados".
¿Acaso no es contradictorio?

A menudo tengo vértigo. Deseo lo que me asusta. A veces lo deseo fervientemente. Caer hasta el fondo.

Mi enhorabuena por el blog. Volveré.

... Noche sin Luna

Crika dijo...

la vida sería tan aburrida sin nunca pudieramos contradecirnos...si todo lo que hiciéramos o deseáramos fuera totalmente predecible, ¿qué margen quedería para la sorpresa?. A veces éstas son desagradables, pero las que no lo son suelen compensarlas. Como en tu caso, veneris....ha sido una agradabilísima sorpresa tu vuelta ;)
j, tú y tus niveles de autoconocimiento sexual, jejeje, también te gusta poner etiquetas, ¿eh?
UHL: ahora que noche de luna comentó lo de las piezas de arte, recordé que jc me pidió saber cómo iba tu idea del "logo", la joya a diseñar con tu amiga de Alemería para reconocernos....le pareció una idea estupenda!!

Ocilobrepih dijo...

Excelente entrada UHL. La contradicción de que hablas se correponde con impulsos que realmente son variables en las personas, en función del momento, de las circunstancias, de las otras personas que tenemos enfrente, etc. Diría que es nuestra "ideología" la que las hace aparecer como "contradictorios", porque no solemos aceptar más que determinados aspectos de la "realidad". Como indicas, no hay que sufrir o mortificarse cuando hacemos algo atípico o disonante. Además, con un poco de práctica y autohonestidad, se pueden llegar a percibir con claridad los diferentes impulsos que albergamos y de esta forma no nos sorprendemos tanto cuando alguno de ellos aflora con fuerza. Saludos.

Selene dijo...

Me uno a tu recomendación sobre el libro, realmente muy bueno y muy didáctico.

Siempre he pensado que somos seres contradictorios por naturaleza, quizás porque dependemos mucho del ensayo de situaciones para saber realmente qué nos gusta y qué no. Del prueba y error... No será la primera ni la última vez que decimos que no pensamos hacer tal o cual cosa y al final, cuando nos vemos en la situación lo hacemos y además va y nos gusta.

Realmente, no creo que sea bueno ni malo, es sencillamente parte de la esencia del ser humano y como tal hay que asumirla ¿no crees?

Bueno, pues ahora no... (por contradecirme más que nada) ; )

Un hombre libre dijo...

Siempre el apoyo y los comentarios de los buenos amigos,... Noche sin Luna, espero contarte pronto entre ellos.

Besos, UHL

calma dijo...

Me gusta Eduardo Punset, y me gusta tu blog. Soy apasionada pero muy calma también, dual. Y ya no me sorprende casi nada en mí, soy la contradicción andando, y me encantan las sorpresas y que me sorprenda la vida. Por eso, no puedo estar stand by, y si te mueves mucho, puede pasar de todo. Y a mí me ha pasado de casi todo, y me gusta.
Gracias por tu saludo en mi blog, y genial haber llegado hasta aquí, si tenemos un poco de memoria, nos leeremos otra vez, seguro
Muchos besos

Elocuente dijo...

Hola UHL! También leí el libro y me parece casi imprescindible. La ciencia empieza a arrojar luz sobre el enigmático cerebro humano. Como bien dices, la contradicción nos define, pero a su vez la capacidad de llegar a acuerdos y establecer normas y acatarlas nos diferencia de los animales. Como siempre, deslizarse entre los límites de las contradicciones y encontrar el equilibrio es la verdadera libertad. Me ha encantado el post. Un abrazo.

panterablanca dijo...

Yo, al igual que Veneris, pienso que la contradicción es un ejercicio de libertad. Libertad de pensamiento. No es bueno atarse a una idea y no dejar que evolucione libremente. La vida es movimiento, cambio. Ser inflexible de pensamiento es como estar muerto. Y la flexibilidad, a veces, puede llevar a la contradicción. Un lametón de pantera.

Related Posts with Thumbnails